7 de Diciembre de 2014

De sabiduría, sueños, academicismo y orgullo

dixit ideas frescas

Manolo Sanlúcar, Guitarrista

manolo-sanlucarSiempre he dicho que para ser artista hay que ser mitad raíz –entroncada en la tradición, portador de la sabiduría de nuestros mayores- y mitad paloma –capaz de soñar, volar para abrir nuevos caminos y nuevas formas en que expresar el arte-. Todo ello, lógicamente, vinculado a la seriedad, a la entrega y a la capacidad de experimentar. Mi primera guitarra cayó en mis manos con siete años, cuando mi padre Isidro decidió adentrarme en su mundo flamenco. Poco después ya empecé mi carrera profesional como guitarrista acompañante y más tarde como guitarrista de concierto y como compositor.

Desde hace unos años, mi vida profesional está vinculada expresamente a la formación, pues es muy importante expandir la guitarra flamenca y conseguir que la conozcan en el resto del mundo. De hecho, en el curso que acabo de concluir como cada año en el Festival de la Guitarra de Córdoba he tenido alumnos de diez países diferentes, algunos de ellos verdaderamente sobresalientes. La guitarra flamenca siempre ha tenido un comportamiento espontáneo, pero la guitarra es un instrumento muy difícil y para enfrentarnos a él con la ambición de alcanzar un gran nivel tenemos que hacerlo con todo el rigor y toda la responsabilidad posible.

Tenemos que convertirnos en una dualidad, por eso la gente que no es capaz de entender esto no consigue seguir el ritmo de aprendizaje, pues el espíritu artístico se asocia más a la bohemia o a la vida poco disciplinada. Por ejemplo, elevo la guitarra flamenca al nivel de la guitarra clásica, reconocida en todo el mundo como conocimiento universal. El flamenco es una cultura musical, académica, a veces divertida, pero muy fundamentada y estructurada.

Quizá desde las instituciones políticas poco se hace en pro de este arte, de ahí mi intención de, mientras pueda, seguir dirigiendo cursos, formando a jóvenes, ofreciendo conferencias, investigando las raíces flamencas y editando libros. En definitiva, mi compromiso con la cultura flamenca sigue intacto como lo hice siempre desde el prinicipio de mi carrera, pasando fatigas en los tiempos difíciles, especialmente cuando el flamenco no era siquiera aceptado por la sociedad andaluza y veía llegar a mi padre a casa, al amanecer, agotado y sin un duro, pero orgulloso de ser guitarrista flamenco y andaluz.

7. La contra

“No me gusta el término ‘nini’: no define a la juventud actual”

Javier Dorado Soto, Director General del Injuve Javier Dorado encara ...

5. Actualidad ADAMS

ADAMS English Course: Are you ready?

Conscientes de la creciente importancia de un perfecto dominio del in...

5. Actualidad ADAMS

Editorial más productiva en Educación

Según el I Informe sobre la Edición Académica 2017 elaborado por el...